Definiendo objetivos


problemaDurante nuestra formación académica nos enseñaron a resolver problemas bien estructurados: Estado inicial definido (los datos del problema se recogen en un enunciado más o menos claro), estado meta conocido (lo que me piden se expresa explícitamente) y un conjunto de operadores que nos permiten resolver el problema (aplicación más o menos directa de lo que hemos estudiado para la resolución del problema…algunos ingenieros pueden no estar muy de acuerdo con este punto!). Sin embargo, los problemas en el ámbito profesional y en nuestra vida cotidiana, no suelen tener la misma estructura: Pueden existir elementos desconocidos en el planteamiento del problema; soluciones múltiples o inexistentes; procedimientos para la resolución inciertos. Esto puede hacer que en ocasiones nos encontremos algo perdidos y no seamos del todo eficientes a la hora de conseguir lo que queremos.

Según el alto/bajo grado de definición del estado inicial y la meta, Reitman distinguía cuatro tipos de problemas, que vamos a resumir en dos: cerrados (los del cole) y abiertos (los de la vida). Los cerrados contienen en sí mismos toda la información necesaria para resolverlos, pero los abiertos requieren que construyamos o generemos la información necesaria para alcanzar la solución. Con frecuencia necesitan nuestras creencias u opiniones y existen criterios alternativos.

En este post, vamos a proponer claves prácticas que nos ayudarán a definir ante los retos de la vida cotidiana, nuestro estado meta: Objetivos. En siguientes post hablaremos sobre cómo definir nuestro estado inicial: Realidad. De esta manera nos ayudaremos en la búsqueda de operadores para resolver  nuestros problemas: Recursos.problema-solución

Definir adecuadamente nuestra meta, requiere que traduzcamos nuestros deseos a objetivos …Objetivos… ¿Qué connotación tiene para ti esta palabra? En ocasiones sentimos ansiedad o rechazo al escucharla. En este post vamos a definir el objetivo como aquel estado que deseas alcanzar, pero en el que todavía no te encuentras. Hablamos aquí de ese sueño que aún no se ha cumplido y por tanto has decidido lanzarte a buscar. Sí, el que TÚ DESEAS, no el que ‘tienes’ que alcanzar, el que te impone tu jefe o el que le gustaría a tu padre. Si tu objetivo no te ilusiona, entonces quizás te interesaría realizar primero una ‘reflexión estratégica’ en la que definir para qué quieres realmente conseguir ese objetivo.  Tener claro el QUÉ y el PARA QUÉ de nuestro objetivo tiene mucho que ver con nuestros valores, nuestra misión y visión. Una vez tengamos claro esto, sólo es cuestión de definirlos de una forma que nos facilite generar el CÓMO:

1] En primer lugar, tómate tu tiempo para imaginar y saborear cómo sería conseguir tu meta: ¿en qué cambiaría tu vida? ¿cómo te sentirías? ¿qué harías?

2] Resume esta sensación en una frase sencilla que cumpla dos condiciones:

  • Comience con un verbo en infinitivo
  • Esté enunciado en positivo. Nuestro cerebro no distingue el ‘NO’ y se concentra en el foco que pongamos en la frase. Si te pido que NO pienses en un elefante verde…¿En qué piensas? Dirige tu energía hacia lo que quieres conseguir, y no hacia lo que deseas evitar.

3] En ocasiones no definimos de manera clara qué es lo que queremos, y esto nos dificulta ponernos en marcha para conseguirlo. Por ello, vuelve a leer la frase que recoge tu objetivo y modifícala hasta asegurarte que cumple el filtro SMART:

  • Specific (Específico): ¿Qué vas a conseguir? Has de buscar la mayor concreción posible, si es muy general te resultará más difícil visualizarlo y comprometerte con él.
  • Measurable (Cuantificable): ¿Cómo sabrás que has alcanzado la meta? Busca una forma clara de medir tus avances. Recuerda que lo que no se mide no se puede mejorar.
  • Achievable (Alcanzable): ¿Es posible alcanzar esta meta considerando los recursos disponibles? Ha de ser un reto ambicioso y a la vez posible para tí. De no ser así el objetivo puede resultar frustrante.
  • Relevant (Relevante): ¿Qué beneficios obtendrás? ¿Te motiva lo suficiente? De 1 a 10…¿Cómo estás de comprometido con tu objetivo? Si no estás cercano al 10 búscate otro, este no es TU objetivo!
  • Time phased (Planeado por etapas): ¿Cuándo lograrás la meta? Es importante distinguir las metas finales (no siempre estará en tu mano el resultado obtenido) y metas de desempeño (actividades que realizarás y harán más probable conseguir el resultado buscado). Quizás te resulte útil recordar los círculos de influencia y preocupación. 

4] Pregúntate si es ecológico: Es decir, ¿Está alineado con tus valores? ¿Contribuye a tu misión personal? ¿Cómo afectará a las personas de tu entorno o a otras áreas de tu vida que te propongas conseguir tu objetivo?

5] Reflexiona sobre los costes que tendrá el camino hacia tu objetivo y si estás dispuesto a pagar ese precio por conseguirlo. Toca salir de la zona de confort. No te engañes, si fuera sencillo ya lo habrías conseguido!objetivo

6] Ten muy presente tu objetivo:  Dibújalo, asócialo con una canción o un objeto, escribe la frase en un lugar visible.

7] Cuéntaselo a alguien importante para tí: Compartir nuestros compromisos, nos ayuda a reforzarnos en nuestra decisión. Rodéate de personas que te apoyen y te sumen energía.

Recuerda que una vaca se come por trozos… Si tu objetivo es amplio divídelo en objetivos más pequeños! Tener claros nuestros objetivos es el primer paso para dirigirnos hacia ellos y conseguir aquello que nos proponemos.

¡Entre un sueño y un objetivo, hay un proyecto!

Anuncios

2 comentarios en “Definiendo objetivos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s